Global Entrepreneurship Monitor (GEM) – Puerto Rico

Empresarismo Social en Puerto Rico

Descargue aquí el informe: Empresarismo Social en Puerto Rico – Global Entrepreneurship Monitor 2015

Los emprendimientos sociales, como actividad económica enfocada en la consecución de objetivos sociales y ambientales, se han convertido en un componente fundamental de la sociedad moderna. En el contexto de países con crisis fiscales, como es el caso de Puerto Rico, este tipo de iniciativas adquiere una relevancia mayor, dadas las limitaciones que enfrentan los gobiernos para cumplir con estos objetivos.

Global Entrepreneurship Monitor (GEM) seleccionó en 2015 el estudio de los emprendimientos sociales como tema especial de ese año. GEM es un proyecto de investigación internacional que estudia la creación y desarrollo de emprendimientos en los países participantes, a través de encuestas a la población y a expertos. Se inició en 1999 y se lleva a cabo de forma simultánea en más de 60 países.

El estudio tomó como punto de partida una definición amplia de emprendimiento social: cualquier tipo de actividad, organización e iniciativa que tiene un objetivo social, ambiental o comunitario. Una vez los empresarios sociales fueron identificados de acuerdo a esta definición amplia, el estudio analizó de forma particular las organizaciones dirigidas a la creación de valor social que están basadas en el mercado.  Esto constituye una definición de emprendimiento social más específica y alineada con el enfoque de la literatura sobre este tema.

El 2.3 por ciento de la población encuestada en Puerto Rico ha llevado a cabo alguna gestión concreta para crear una actividad, organización o iniciativa con objetivos sociales, ambientales o comunitarios en los 12 meses previos a la encuesta, por lo que se consideran emprendedores sociales nacientes, de acuerdo a la definición amplia adoptada. Si esta actividad se consolida y empieza a operar, se considera un emprendimiento social en operaciones. En total, el 2.1 por ciento de las personas encuestadas en Puerto Rico indica que es dueña o gerente de un emprendimiento social en operaciones. En términos de la definición específica, el 0.8 por ciento de la población encuestada cuenta con una organización dirigida a la creación de valor social que está basada en el mercado.

Los resultados de Puerto Rico, tanto desde la definición amplia como desde la específica, están en línea con varios de los países latinoamericanos que realizaron esta encuesta, como Brasil o Ecuador, aunque por debajo del promedio de la región. Sin embargo, la diferencia en la actividad emprendedora social en operación (2.1% en Puerto Rico vs. 3.1% en promedio en América Latina y el Caribe, según la definición amplia) es mucho menor que la diferencia en la actividad emprendedora comercial en dicha fase (3.3% en Puerto Rico vs. 16% en promedio en América Latina y el Caribe). En Estados Unidos, la encuesta a la población adulta identifica personas con emprendimientos sociales con más frecuencia (8.4%).

En cuanto al perfil de los emprendedores sociales de Puerto Rico, son mayoritariamente hombres, de edad mediana, nivel educativo alto e ingresos elevados. Sólo el 34 por ciento de las personas con emprendimientos sociales en operaciones son mujeres, una proporción similar a la que se observa en los emprendimientos comerciales establecidos (32%). Por otro lado, el 37 por ciento tienen entre 18 y 34 años (42% en los emprendimientos comerciales) y el 41 por ciento han ido a la universidad o institución educativa postsecundaria (25% en los emprendimientos comerciales). El 49 por ciento de los emprendedores sociales se ubican en el tercio de la población con ingresos más elevados (37% en el caso de emprendedores comerciales).

Este perfil es parecido al observado en otros países de América Latina y el Caribe, aunque en la región hay más mujeres entre los emprendedores sociales (42% en promedio) y su nivel educativo no es tan alto (sólo 28% han ido a la universidad o entidad de educación postsecundaria). Por su parte, en Estados Unidos la proporción de mujeres es similar a la de hombres en los emprendimientos sociales (50%), la edad promedio es más avanzada (sólo el 30% tienen entre 18 y 34 años) y hay una elevada proporción de emprendedores sociales con nivel educativo alto (70% han ido a la universidad o entidad de educación postsecundaria). Al igual que en Puerto Rico, tanto en América Latina como en Estados Unidos los emprendedores sociales tienden a pertenecer al tercio de la población con ingresos más elevados.

Los emprendimientos sociales en Puerto Rico dependen, más que en otros países de la región, de la aportación que el emprendedor hace de su propio dinero para poder comenzar, aunque todos los emprendedores sociales encuestados (100%) indicaron que requieren financiación externa. El 41 por ciento de los casos han recibido fondos de programas gubernamentales, donaciones o subsidios. Otras fuentes de financiación que son frecuentes en la región tienen una presencia reducida en Puerto Rico, como la familia (46% en Estados Unidos, 36% en América Latina y el Caribe) o los inversionistas privados (42% en Estados Unidos). Cabe mencionar también que los emprendimientos sociales en Puerto Rico en general tienen un número reducido de empleados (sólo el 27 por ciento tienen más de 5 empleados).

Como parte del estudio se consultó a una muestra de expertos sobre los factores del entorno que favorecen u obstaculizan la creación y el desarrollo de los emprendimientos sociales. Estos perciben que las empresas sociales atienden los problemas sociales, medioambientales y comunitarios de manera más efectiva que el gobierno, y destacan que la financiación disponible para estas empresas es insuficiente.

El informe concluye destacando el nivel de la actividad emprendedora social en Puerto Rico y su potencial de desarrollo. La importancia de combinar la misión social con la viabilidad financiera de estos emprendimientos se acentúa ante las dificultades de acceder a fuentes externas de financiación. Por último, otra área a reforzar en el futuro es su visibilidad: sólo el 22 por ciento de la población encuestada opinó que en Puerto Rico se ven a menudo empresas que tienen como objetivo principal resolver problemas sociales, la tasa más baja en todos los países participantes de América Latina. Es importante que los emprendedores sociales continúen fortaleciendo la medición de su impacto social y los efectos en su comunidad, para recibir reconocimiento y ampliar su acceso a nuevas fuentes de fondos. Al igual que los medios de comunicación han prestado especial atención en los últimos años a casos de empresas comerciales exitosas, pueden contribuir de manera más efectiva a la difusión de la actividad emprendedora social.

Un proyecto de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras

logo auspiciadores 2016

 


web2 portada graf y cont 2015Informe de Puerto Rico – GEM 2015

En esta página puede descargar el informe más reciente del estudio Global Entrepreneurship Monitor (GEM) Puerto Rico, correspondiente a 2015, así como la presentación de los resultados, el informe global y la base con los datos desagregados de la encuesta a la población (APS). Pulse sobre los enlaces para descargar.

1. Actividad Emprendedora en Puerto Rico: Resultados del Global Entrepreneurship Monitor – GEM 2015 (informe anual)

2. Presentación de los resultados para Puerto Rico en 2015

3. Informe Global GEM 2015

4. Datos de Puerto Rico

     4a. Datos de Puerto Rico. Encuesta a la Población Adulta (APS), GEM 2015.

     4b. Descripción de las variables del APS, GEM 2015.

.

Resumen ejecutivo

Global Entrepreneurship Monitor (GEM) es un proyecto de investigación internacional que estudia la creación y desarrollo de emprendimientos en los países participantes, a través de encuestas a la población y a expertos. Al realizarse todos los años y en más de 60 países, permite comparaciones que enriquecen el análisis y facilitan la comprensión de los cambios en curso.

De acuerdo al marco teórico en el que se basa el proyecto GEM, el desarrollo de emprendimientos está muy influenciado por los valores y percepciones prevalecientes en la sociedad. Al igual que había sucedido en las dos encuestas anteriores (2013 y 2014), en 2015 sólo el 16.7 por ciento de los encuestados piensan que desarrollar un emprendimiento es una elección de carrera profesional deseable para la mayoría de la gente. No obstante, los participantes de la encuesta reconocen el papel que están realizando los medios de comunicación en la difusión de noticias sobre emprendedores exitosos.

En general, la población de Puerto Rico se considera capacitada para iniciar una empresa (50.4%, frente al promedio de 41.9% de otras economías basadas en innovación) con un porcentaje bajo de miedo al fracaso. Sin embargo, sólo el 25 por ciento perciben que habrá buenas oportunidades de negocio en su entorno en los próximos meses. El 11.1 por ciento de los encuestados manifestó que tiene intención de iniciar un emprendimiento en los próximos tres años.

El índice de actividad emprendedora temprana (TEA) representa el porcentaje de la población adulta que está en proceso de iniciar un emprendimiento o es dueña de un emprendimiento nuevo. En 2015, el 6.6 por ciento de los encuestados habían realizado algún tipo de gestión para desarrollar una iniciativa (emprendedores nacientes), y el 1.9 por ciento contaban con un emprendimiento que llevaba al menos tres meses generando salarios o beneficios para su dueño (emprendedores nuevos, considerados como tales hasta que el emprendimiento cumple tres años y medio). La suma de ambos grupos conforma el índice TEA, que se situó en 8.5 por ciento en Puerto Rico.

En el contexto internacional, este índice TEA de 8.5 ubica a Puerto Rico en un lugar intermedio entre las economías basadas en innovaciones. No obstante, estos países no muestran una distribución tan desigual de sus componentes, es decir, la tasa de emprendedores nuevos en Puerto Rico (1.9) es muy reducida, dada la tasa de emprendedores nacientes detectados (6.6). Esta diferencia se observó también en las encuestas de 2013 y 2014, y puede estar reflejando la existencia de obstáculos serios al desarrollo de emprendimientos en nuestro entorno.

Como resultado acumulado de las bajas tasas de emprendimientos nuevos a lo largo de los años, la tasa de emprendimientos consolidados también es muy baja: 1.4 por ciento de los encuestados indican que son propietarios de una empresa que lleva operando más de tres años y medio. Esta es la tasa de empresas consolidadas más baja de todos los países participantes en el GEM.

El análisis de los resultados del TEA por grupo de edad, género y nivel educativo no muestra diferencias importantes con respecto a la distribución observada en otras economías basadas en innovación.  Sin embargo, al comparar los datos de 2013 a 2015 se observa una tendencia de aumento en el TEA de la población de mayor nivel educativo, así como el de mayor nivel de ingresos, y una disminución en el del grupo de menor preparación académica.

Sobre la actividad emprendedora temprana del 2015 en Puerto Rico, la encuesta identificó que en el 63 por ciento de los casos se relacionan con las ventas, en contraste con otras economías basadas en innovación, en las que se observa sobre todo el desarrollo del sector servicios. Además, los emprendedores del TEA tienen una expectativa modesta en la creación de empleo (sólo el 10%

esperan crear al menos cinco empleos en los próximos cinco años) y con poca frecuencia se orientan hacia los mercados internacionales (sólo el 8% indica que al menos uno de cada cuatro clientes suyos está fuera del país).

En resumen, los resultados del GEM sugieren que no sólo es reducida la tasa de empresas nuevas (hasta 3.5 años de vida), y muy baja la de empresas consolidadas, sino que el impacto de la actividad emprendedora temprana sobre la economía será moderado, dadas sus expectativas de creación de empleo y de exportación.

Por otro lado, en la encuesta 2015 se indagó sobre las razones para la descontinuación de emprendimientos, en aquellos casos en los que se identificaba esta situación. Llama la atención que el 45.3 por ciento de los casos de descontinuación en Puerto Rico se deben a problemas con la burocracia (32.4%) o de acceso a financiamiento (12.9%), factores que pueden ser atendidos a través de política pública y programas específicos. En otras economías basadas en innovación, ambos factores juntos explican sólo el 16.4 por ciento de los cierres, en promedio.

En los resultados de la segunda encuesta que se realiza como parte del proyecto GEM, la encuesta a expertos, destacan también estos dos factores (la burocracia y los impuestos, junto al acceso al financiamiento) como áreas de debilidad en el entorno empresarial en Puerto Rico. A través de esta encuesta se consulta a 36 expertos su opinión en torno los diferentes factores que pueden facilitar u obstaculizar el desarrollo de emprendimientos. Además de los mencionados, los expertos manifestaron una opinión marcadamente negativa, en promedio, en relación a la educación hacia el emprendimiento en los niveles primario y secundario, así como a la comercialización de innovaciones resultantes de actividades de investigación y desarrollo (I+D).

Desde la consulta en 2013 los expertos han sido consistentes en las áreas que identifican como de mayor debilidad en Puerto Rico, a pesar de que el grupo de expertos que se encuesta cada año es distinto.  Al comparar con las puntuaciones medias estandarizadas que los expertos de otras economías basadas en innovación dan a los factores del entorno en sus países, las diferencias más destacadas con Puerto Rico se producen precisamente en relación a las políticas gubernamentales de impuestos y reglamentaciones, la educación para el emprendimiento a nivel primario y secundario, así como las actividades de I+D y su comercialización.

Por último, el análisis de los resultados desde el punto de vista regional plantea grandes diferencias entre Puerto Rico y los países latinoamericanos, caribeños y norteamericanos, en relación a la actividad emprendedora de la población y su contexto.  Tal y como se había observado ya en 2013 y 2014, las encuestas reflejan un entorno de valores y percepciones menos propenso al desarrollo de emprendimientos en Puerto Rico, y la consulta a expertos confirma que en muchos casos, los factores del entorno inciden de manera menos favorable que en otros países americanos en la consolidación de estas iniciativas. Este ambiente deriva en un nivel de actividad emprendedora temprana en Puerto Rico notablemente menor que el del resto de países del continente que participan en el proyecto GEM.

La información provista por este estudio puede guiar el diseño de proyectos y la definición de prioridades de política pública, de manera que se enfoquen en las transformaciones de los factores que no están favoreciendo el desarrollo de emprendimientos. Será importante prestar atención a la evolución de los resultados del GEM en los próximos años y evaluar el impacto de las políticas y proyectos en curso a la luz de los mismos.

Un proyecto de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras

logo auspiciadores 2016


Resumen de rsultados del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) para Puerto Rico en 2015:

infographInnovsinGDP PR 2015

infograph2 PR 2015